HIGIENE ORAL Y CORONAVIRUS

En un estudio reciente han visto que este virus en su primera semana de infección se replica y es activo en las vías respiratorias altas (garganta).

La higiene oral es muy importante para prevenir enfermedades y mejorar la salud oral. El uso del cepillo de dientes es imprescindible para mantener una correcta higiene bucal. Siguiendo estos sencillos consejos podremos minimizar el riesgo de contagio:

Antes y después de cepillarse los dientes hay que lavarse las manos durante al menos 20 segundos.

Cepillo de dientes con pasta

Una vez cepillado mojar el cepillo con agua caliente para ablandar las cerdas y soltar residuos. Luego con agua fría frotar con fuerza para eliminar restos y reafirmar cerdas. también es conveniente sumergir el cepillo en bicarbonato y agua 30 minutos. Aclararlo con agua despues.

Usaremos enjuagues, pero solo enjuagues bucales que contengan: Yodopovidona 0.2%-1%, cloruro de Cetilpiridinio 0.05-0.1%, peróxido de hidrógeno 1% y/o aquellos que contienen aceites esenciales y alcohol. Los enjuagues bucales deben usarse puros, sin diluir.

Limpiar la lengua, ya que es un depósito de microorganismos y tiene receptores ECA2 (en alta densidad) por lo que es una zona donde este virus puede alojarse. La higiene de la lengua reduce la carga microbiana y limitamos el depósito, con especial interés en aquellos que tienen lengua fisurada.

Si has dado positivo en coronavirus es aconsejable hacer un enjuague previo al cepillado para reducir la carga viral. Después del cepillado, sumergir el cepillo en un vaso con una solución a base de hipoclorito de sodio (lejía) durante 30 minutos. Una vez pasado este tiempo, aclarar con agua y dejar secar. El uso típico de lejía es a una dilución de 1:100 de hipoclorito de sodio al 5%, lo que resulta en una concentración final de 0.05%. (1 ml de lejía por cada 100 ml de agua). Una vez pasado el contagio cambiar el cepillo.

No colocar los cepillos juntos de toda la familia porque puede haber contaminación cruzada.

Cuando tires de la cisterna aseguraros si el cepillo está cerca cerrarla la tapa del inodoro, ya que el aerosol desprendido puede caer en tu cepillo.

No tapar el cepillo ya que favorece la acumulación de humedad y proliferación de microorganismos.

La frecuencia del cepillado ha de ser mañana tarde y noche siempre después de cada comida.

No olvidéis visitar al dentista cada 6 meses o 1 año depende de cada paciente y así evitar posibles patologías y problemas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.